DEMOCRACIA VS DEMAGOGIA

DEMOCRACIA

La democracia es el sistema politico reconocido por Aristoteles en la cual la se da una  organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo.
En sentido estricto la democracia es una forma de organización del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que le confieren legitimidad a los representantes.
Aristóteles la reconoce como la mejor de las tres formas planteadas, debido a que la mayoría delos habitantes esta totalmente representado por la persona que ellos elijan para que tome su voz en el gobierno general y así mismo las decisiones y atenuaciones que estos planteen. Es la mejor forma de participación social que se puede concebir.



DEMAGOGIA


La demagogia, segun Aristóteles es la degradación o corrupción de la democracia y consiste  en ser una estrategia utilizada para alcanzar el poder político. Esta se lleva a cabo mediante apelaciones a prejuicios, emociones, miedos y esperanzas del público para ganar apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la retórica y la propaganda.

La demagogia es frecuentemente utilizada por encima de cualquier degradación política debido a que es la forma mas segura de concebir el poder político, ya que se empieza a dar la corrupción de funcionarios, el manejo a documentos y a resultados, el soborno, el chantaje, entre otras cosas que buscan que el demagogo sea  naturalmente el ganador de dichas elecciones.

Actualmente la mayoría de los políticos son repudiados por ser considerados como demagogos, y es normal que cuando sea asi entonces no haya empleo, ni salud, ni educación, ni diversión, ni nada de las necesidades básicas de la gente porque estos demagogos se aprovechan de las situaciones para favorecerse así mismo.

Una frase bien lo relata: la demagogia, es la hipocresía del progreso.....


14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Discúlpeme pero Aristoteles no habla de democracia y demagogía. Habla de Repúbica como forma justa de gobierno y democracia como su degradación. Es más, en la terminología aristotélica, la peor forma de gobierno era la desviación de la república, al a que denomino democracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo tanto este escrito fue hecho por un demagogo que tergiverso las ideas de Aristoteles.. con un fin??

      Eliminar
    2. Lo está confundiendo con la visión de Platón. Platón es el que dice que que la República o Politeia es la mejor forma de gobierno, mientras la democracia es la degradación. Por otro lado, Aristoteles dice que la demagogia es la degradación de la democracia.

      Eliminar
  3. El autor del texto sobre el pensamiento de Aristóteles no tiene la más mínima idea de lo que dice el filósofo griego sobre el tema

    ResponderEliminar
  4. Pésimo texto, falsea completamente lo señalado por Aristóteles, Nicolas Cabrera Romero, en el comentario tras-anterior, hace una escueta pero correcta precisión.

    ResponderEliminar
  5. Es muy difícil resumir bien cuando no se domina una materia. Aconsejo, siguiendo la línea de Nicolás Cabrera, que se consulten las citas de los textos originales. Por ejemplo, en Aristóteles, la Política. Hay muchas referencias en autores de filosofía y de divulgación. Pero es cierto: la democracia es una degradación o corrupción de la república, que, en resumen, se refiere a la forma de gobierno ideal, e incluso natural, y que no tiene nada que ver o muy poco con la república como forma jurídica de ciertos estados modernos. Por otro lado, si continuamos con Platón, sí vemos cómo aparece el término demagogia, por ejemplo, en el diálogo Fedro.

    ResponderEliminar
  6. DEMOCRACIA ES GENOCIDIO

    Ciertamente, con la llamada democracia española, la población del país disminuye notablemente. Las cifras son verdaderamente llamativas: Entre 1940 y 1975, es decir, en un periodo de 35 años, se produjo un incremento de la población española de unos 10 millones de habitantes, siendo la cifra de inmigrantes casi inexistente o despreciable. La población pasó de 26.014.278 habitantes en 1940 a 36.012.682 en 1975.

    Sin embargo, en un período de 39 años, entre 1975 y 2014 el incremento de la población ha sido el mismo, es decir, unos 10 millones, con la particularidad de que de ellos 7 millones son inmigrantes, contando con los cerca de dos millones de nacionalizados españoles.

    Por si los datos anteriores fuesen poco clarificadores el INE en su nota de prensa de 19 de noviembre de 2012, realiza una proyección de la población en 2012 y da a conocer las siguientes conclusiones:

    —Las tendencias demográficas actuales llevarían a España a perder una décima parte de su población en 40 años.
    —Desde 2018 habría más defunciones que nacimientos.
    —El 37% de la población sería mayor de 64 años en 2052.

    La población de España se cifraría en 41,6 millones, un 10% menos que en la actualidad. Sería una segunda reducción de un 10% de la población añadida a la sufrida durante los últimos 39 años.

    Mientras que la población mundial se incrementa hasta alcanzar en la actualidad los 7.455.568.571 habitantes. La población española disminuye a razón de un 10% cada 40 años, siendo el 10% de reducción que corresponde a los 39 años pasados sustituido por población extranjera. Conociendo estos impresionantes datos, estamos en disposición de pasar a considerar una breve reseña histórica sobre el concepto de genocidio acuñado por Raphael Lemkin.

    La RAE define el término genocidio. Según la RAE, en su primera acepción significa: Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad.

    Tras huir de la persecución nacional-socialista y encontrar asilo en los EEUU, fue el jurista judeo-polaco Raphael Lemkin quien en 1939 acuñó por primera vez el término.

    A partir del sustantivo griego genos (raza, pueblo) y del sufijo latino cide (de cadera, matar) Lemkin compuso la palabra genocidio.

    Lemkin definió así el genocidio en su libro El poder del Eje en la Europa ocupada publicado en 1944: La puesta en práctica de acciones coordinadas que tienden a la destrucción de los elementos decisivos de la vida de los grupos nacionales, con la finalidad de su aniquilamiento. Cuando una nación es destruida, no es la carga de un barco lo que es destruido, sino una parte sustancial de la humanidad, con una herencia espiritual que toda la humanidad comparte.

    El término fue reconocido mediante la resolución 96 de 1946 de la ONU sin embargo, la presión de la unión soviética hizo que de la definición de genocidio se cayera la referencia a grupos políticosy de otra clase que aparecía en la resolución 96 de la onu de 1946, salvaguardando así la política exterior estalinista durante la guerra y la posguerra. El artículo II de la convención consideró genocidio por tanto a todo acto cometido con la intención de destruir, totalmente o en parte, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso pero no político o de otro tipo, como se decía en la resolución de 1946...(continúa en el siguiente mensaje)

    ResponderEliminar
  7. ...Pero, ¿por qué mientras la población mundial aumenta la de España disminuye; un 10% en los últimos 39 años y con la previsión de volver a retroceder otro 10% en los próximos 40 años? Hablamos en total de una cifra de 10 millones de habitantes. Por dos veces consecutivas un 10% de la población y es por eso que quiero referirme aquí a un dato que se recoge en <>; y es que: En un principio cuando el comunismo llegó al poder y da igual dónde, ya sea; Rusia, Polonia, Cuba, Nicaragua, China…, en un principio aniquilaron a un 10% de la población, es un dato concreto. No era sólo para matar a sus enemigos, no eran enemigos, se trataba de reorganizar la estructura de la sociedad, ingeniería social, los principales intelectuales, los mejores trabajadores, los mejores ingenieros, les matarían a todos y después intentarían reestructurar la nueva sociedad.

    Cabe preguntarse: ¿Se trata, la democracia española, de un genocidio legalizado? En nuestros días todos ensalzan la democracia, suelen decir que es la mejor forma de gobierno. ¿Pero qué pasaría si en realidad todo fuese un engaño? ¿Y si fuese directamente falso que la democracia sea el mejor de los sistemas de gobierno conocidos? Más aún, ¿y si lo cierto fuese que la democracia realmente es el peor de los modelos de gobierno diseñados por el hombre? ¿Y si en realidad la democracia sólo consiste en un verdadero genocidio, legalizado y consensuado por una mayoría que al final resulta ser minoritaria respecto al conjunto de la población?

    Existe un fenómeno coincidente entre la democracia en España y el comunismo. Pero, ¿cómo puede ser, si en España existe la libertad para crear un partido político mediante el cual participar en la vida pública? ¿Será que la democracia está lejos de ser tan buena como la pintan? Se produce en ambos casos: democracia y comunismo, una argumentación de corte científico que nos presenta ambas ideas como virtuosas sin reparar en que la puesta en práctica de las mismas conduce a desastres genocidas como el que planteamos que son consecuencia, en el caso de la democracia, del germen destructor que la acompaña desde su nacimiento: El consenso.

    Se nos presenta en este marco al consenso como la esencia de las bondades de la democracia sin embargo, más bien debe ser considerado como el virus corruptor que va destruyendo paulatinamente a este modelo de gobierno desde su implantación. En democracia, la pregunta clave sobre el consenso es: ¿Todas y cada una de las personas con derecho de sufragio pasivo están votando en conciencia lo que es mejor para el conjunto de la población, o están votando lo mejor para sus intereses particulares con independencia de la suerte que pueda seguir el conjunto de ciudadanos bajo esta forma de gobierno? La respuesta natural a este planteamiento es que efectivamente si todos los hombres fuesen angelitos del cielo, la democracia sería el mejor de los sistemas de gobierno, el infortunio es que el hombre habita la Tierra...(continúa en el siguiente mensaje)

    ResponderEliminar
  8. ...En España existe el consenso de hacer creer a los ciudadanos que el PP es un partido de la Derecha. Existe en España entre otros muchos, el consenso de identificar al PP con la Derecha e incluso con el franquismo, sin embargo, resulta tan sencillo refutar este consenso engañoso como remitirnos al artículo segundo de los estatutos de este partido en el que se lee: El partido popular se define como una formación política de centro reformista... la realidad es que se trata de un engaño llevado a cabo por la coalición bipartidista PP-PSOE durante los últimos 39 años. De este modo nos encontramos con un arco parlamentario en el que la Derecha se encuentra ausente, merced a esta suplantación, y en el que los partidos de Izquierda campan a sus anchas, con el surgimiento de nuevos partidos, cada vez más radicalizados hacia la izquierda.

    Sin embargo presentan a UPyP como un partido nuevo. Mientras que el argumento de base esgrimido por la izquierda; política, mediática, de trinchera y sociológica, para presentar al PP como partido de la Derecha es la participación de Manuel Fraga como ministro durante el régimen anterior, UPyD se nos plantea como un partido nuevo a pesar de ser impulsada su creación y liderazgo por la diputada socialista en activo Rosa Díez. Es decir, se utiliza una doble vara de medir que tiende siempre al interés de la Izquierda predominante en este régimen. es muy evidente que el presente se trata de un régimen de Izquierda, un régimen socialdemócrata compartido por estos dos grupos bajo la sombra de la Corona, en el que se impide a toda costa la posibilidad del surgimiento de una alternativa planteada por la Derecha que no interesa ni a la Monarquía, ni a la Izquierda ni al Centro. El instrumento mediante el que se lleva a cabo la consecución de este objetivo se llama Consenso.

    Más irrisorio si cabe es el caso de Podemos. Un líder político llamado Pablo Iglesias, profesor de ciencias políticas de la Universidad Complutense de Madrid en la que realiza las labores de Rector el señor José Carrillo, hijo del político Santiago Carrillo, conocido en toda España por el sobrenombre de el Asesino de Paracuellos. En diálogo mantenido entre Sánchez Dragó y Pablo Iglesias, el primero pregunta a Iglesias sobre la aseveración nomen est omen el nombre es destino, a lo que contesta que sí que efectivamente los nombres marcan. Debe señalarse aquí para quien lo pueda desconocer que Pablo Iglesias fue el obrero tipógrafo fundador en 1879 del Partido Socialista Obrero Español y de la Unión General de Trabajadores, siendo además considerado como el padre del socialismo en España.

    De este modo, ¿realmente se trata de una coincidencia casual o causal? Hablamos de drásticas reducciones de población en el territorio español que quedan a la altura de regímenes comunistas o socialistas que en el pasado produjeron exterminios en diferentes países como los antes mencionados. ¿Realmente debemos temer que la historia vuelva a repetirse o ciertamente la historia se está repitiendo con diferentes circunstancias y métodos?

    J.M.Mora

    ResponderEliminar
  9. DISCURSO ANTIDEMOCRÁTICO

    24/08/2016

    Muchos se preguntarán, cómo es posible que en pleno siglo XXI alguien se atreva a cuestionar la Democracia, dado que el consenso mayoritario en Occidente la encumbra como la mejor, o en todo caso, la menos mala de las formas posibles de gobierno.

    La respuesta es bien sencilla: el marco de la doctrina democrática se sustenta sobre el hediondo mar de la mentira, pero dos son sus objetivos connaturales; el sometimiento a la esclavitud y la perpetuación de unos genes sobre otros, todo ello sobre la base de una autorización legal emanada de un sistema preestablecido a conveniencia en lugar, tiempo, modo y forma.

    Veamos:

    Muchas veces se pone como ejemplo la democracia estadounidense como la más perfecta de las conocidas, sin embargo, si atendemos a ciertas fechas y datos históricos encontramos que: tras la Independencia de los EE.UU. en 1776 (hace 240 años) y la elaboración de su Constitución en 1787 (hace 229 años), es necesario esperar 78 años, dieciséis Presidentes –hasta Abraham Lincoln—y una guerra civil de cuatro años de por medio (1861-1865) para alcanzar la abolición de la esclavitud y el comienzo de las leyes segregacionistas (hace 151 años).

    Cien años más tarde en 1965 se aprueba la Ley de derecho de voto con lo que se da fin a las leyes de segregación (hace 51 años). A este hecho le sigue el asesinato del líder antisegregacionista Martin Luther King (hace 47 años). Para terminar señalando que entre 1909 y 1979, 60.000 personas fueron esterilizadas forzosamente en los EE.UU., 20.000 de ellas en California, donde existió la Ley de Eugenesia hasta 1979 (hace 37 años).

    Así, podemos encontrar que cuando se sostiene el argumento de que la democracia surge con ese nombre hace 2.500 años en la Grecia Clásica –en casi todas las ciudades griegas había generalmente dos partidos en pugna—, y se expone que se daba en sociedades esclavistas –apenas el 10% de la población tenía derecho de voto—, se nos rebate que no se pueden comparar la democracia de Pericles y las democracias actuales. Pues bien, como hemos visto, no es necesario ir tan atrás para cerciorarse de que efectivamente lo que está en el origen permanece, de una o de otra forma, más o menos oculto, disfrazado; como en una burbuja…/...(continúa en el siguiente mensaje)

    ResponderEliminar
  10. Ante estos hechos, podemos avanzar que la Democracia conculca el Derecho de Ser del Hombre por el derecho de una mayoría democrática a elegir quién puede ser o no ser.

    Pero continuemos,

    Asimismo, cuando hablamos de que queda conculcado el Derecho de Ser del Hombre nos referimos por supuesto también al derecho del elector; es por esto, que quiero recordar la fábula de la tortuga y el escorpión de Esopo: …la tortuga lleva al escorpión sobre su caparazón para atravesar el río. En mitad del camino el escorpión pica a la tortuga, exclamando ella –por qué lo has hecho, ahora moriremos los dos—, a lo que el insecto responde –está en mi naturaleza—. Dando el sentido a la moraleja de esta fábula de que en ocasiones se está dispuesto a perjudicar a otros aún cuando nuestro propio sustento se pierda en la acción. Y por eso citar también en este mismo hilo al autor de Leviatán cuando dice: El motivo por el cual los hombres deciden limitar su propia naturaleza humana y someter restricciones sobre sí mismos, se debe a que tienen como objetivo abandonar ese sentimiento de miedo. En el sentido de estar dispuesto a perjudicarse uno mismo, limitando nuestra propia libertad, con tal de que otros mejor capacitados no puedan ejercer la suya –es decir, miedo a que otros puedan ejercer su libertad—. Y complementariamente a esta cita de Thomas Hobbes, al propio Benjamín Franklin cuando dice: Quienes renunciarían a una libertad esencial para obtener un poco de seguridad momentánea no merecen ni libertad ni seguridad y perderán ambas. En el sentido de estar dispuesto a renunciar a la libertad esencial de Ser, a favor de la libertad de elegir quién puede ser o no ser.

    Incardinado en este asunto, también Thomas Hobbes, define su concepto de libertad; y dice: Libertad significa, propiamente, ausencia de oposición: por oposición quiero decir impedimentos externos del movimiento… Un hombre libre es aquel que, en aquellas cosas que puede hacer en virtud de su propia fuerza e ingenio, no se ve impedido en la realización de lo que tiene voluntad de llevar a cabo. Y qué mayor impedimento contra la libertad de Ser del hombre que el sometimiento a la voluntad de una mayoría aritmética en un régimen democrático. Como señala Benjamín Franklin: La democracia son dos lobos y un cordero votando para decidir qué se va a comer. La libertad es la oveja, armada, impugnando la votación.

    Por esto, podemos afirmar que: Dado que mediante la democracia se establece que quien desee –por ejemplo—ser Presidente del Gobierno, lo será: si los demás quieren, quedando nuestro libre albedrío al albur de decisiones ajenas; pretender relacionar el concepto de democracia con el de libertad es en realidad de verdad y en esencia íntima y profunda e indisociable de su naturaleza congénita intrínsecamente incoherente.

    Ya, en un análisis somero, es posible visualizar que el núcleo central de la idea de democracia es el derecho de voto. Este supuesto derecho se nos presenta como una libertad, porque da derecho a elegir, pero lo que no se dice es que lleva implícito el derecho a excluir. Esto lo vemos con claridad en la actualidad de nuestra situación política en la que, no desde pocos medios ni en pocas ocasiones, se nos dice –voten ustedes el mal menor—, es decir, hagan ustedes uso de su derecho de voto, no para elegir, sino para excluir a aquellos que consideren peores dado que todas las opciones son francamente mejorables...(continúa en el siguiente mensaje)

    ResponderEliminar
  11. ...Adicionalmente, el derecho de voto es inservible fuera de un sistema preestablecido, es decir, si omitimos toda la técnica de la democracia (urnas, papeletas, colegios electorales, parlamento…) nada podemos hacer con nuestro derecho de voto, con lo que queda bastante claro que no se trata de un derecho natural; por eso y porque implica la exclusión autorizada, no tiene nada que ver con la libertad. Afirmo que lo más alejado de la idea de Libertad es la democracia, en la que unos se creen con derecho a excluir de la sociedad a otros con total impunidad sobre una base aritmética.

    Por su parte, la Izquierda siempre ha defendido la teoría de que el marxismo ha producido genocidios y miseria allí donde se ha practicado porque no se ha aplicado bien. Hace lo mismo con la democracia –el problema es que no se ha aplicado bien, democracia real ya, piden—. La realidad es que marxismo y democracia pretenden un igualitarismo material y un igualitarismo metafísico del poder respectivamente –división metafísica del poder en papeletas electorales, un hombre un voto—, por lo que podemos afirmar que se trata de ideologías de izquierda. Ambas siempre han generado miseria, esclavitud y genocidio –véase el asombroso caso de la disminución de la natalidad en España durante estos últimos cuarenta y un años, en los que se han introducido siete millones de inmigrantes para tapar este agujero poblacional— allí donde se han aplicado y cuanto más ideal se presenten en sus formas; más miseria, esclavitud y genocidio generarán. Porque son ideologías de carácter desviado que sólo pretenden la consecución del poder en beneficio del gobernante.

    Sobre el concepto de Democracia Real defendido recientemente, clarificar que se trata de la idea marxista de democracia en la que sus principales ideólogos defienden que la democracia sólo es posible en una sociedad sin diferencia de clases, es decir, en una sociedad comunista. Socialismo y democracia, es por tanto una unidad en el pensamiento marxista. Friedrich Engels.

    Por otro lado, Gustavo Bueno afirma: El presunto igualitarismo y universalidad que toda cultura normativa cree poseer, puede conllevar a que bajo su nombre se justifiquen acciones políticas que bajo otro contexto no lo estarían.

    También, el destacado postestructuralista, Jean-Francois Lyotard, en el contexto de la postmodernidad señala acerca de los metarrelatos que todo intento de realizar políticamente un sistema ideológico lleva en su interior el germen del totalitarismo, es decir, que la determinación de la pluralidad a partir de un solo punto de vista que se impone por todos los medios posibles encierra un carácter totalitario.

    O,…la democracia es una farsa de la que se ha servido la masonería, para hacer creer a una mayoría confundida y desorientada que se está haciendo su voluntad y que ésta es forzósamente buena. Lo real es que los principios de la democracia liberal son falsos e inaplicables en sí mismos. Carlos Abascal.

    Y,…la democracia es el camino que han escogido las fuerzas internacionales de la subversión para alcanzar el poder omnímodo con la instauración del comunismo, que es precisamente la contra-iglesia. Carlos Abascal.

    En conclusión, la Democracia es un instrumento de coacción que enfrenta la Libertad de Ser del Hombre con el derecho de voto, es decir, con el derecho de exclusión; es un medio utilizado por el poder hegemónico mediante el que se pretende laminar cualquier intento de liberación encabezado por un líder, so pretexto de que esa libertad individual se contrapone a una supuesta libertad colectiva de una mayoría democrática a elegir quién es líder o no; quién puede ser o no ser.

    J. M. Mora

    ResponderEliminar